Conversación con Imre Azem y Ulus Atayurt. A propósito de “Ecumenopolis. Ciudad sin Límites”.

Gecekondu es una palabra en turco que hace referencia a una casa levantada de forma rápida y sin licencia. Se usa para describir desde una casa okupada hasta una sencilla chabola [1].

Dentro de la programación del Festival L’Alternativa hemos tenido la oportunidad de ver el documental “Ekumenopolis. Ciudad sin límites” dirigido por Imre Azem. A raíz de la mesa redonda realizada el día siguiente pudimos tener un marco de referencia aun mas profundo del trabajo que realiza el director y su entorno de colaboradores, entre ello Ulus Atayurt (periodista). Tuvimos la oportunidad de conversar con ellos sobre las dinámicas que están transformando la ciudad de Estambul y de las estrategias que están adoptando una nueva generación de realizadores como ellos, para denunciar y reaccionar ante la situación.

Reproducimos a continuación una parte de la entrevista, las contestaciones de Imre y Ulu no son transcripciones literales, son las notas y apuntes tomados que sintetizan sus respuestas:

………………..
Be-City: Después de ver vuestro film en L’Alternativa nos ha dado la impresión de que habéis traído una cápsula del tiempo. Que habéis descrito la situación de crecimiento desaforado apoyado en la construcción que vivió España la década pasada. Dado que los procesos globalización tienden a uniformizar relaciones de inequidad y perdidas sociales: ¿Que pensáis si os decimos, por experiencia, que es mejor no tirar por allí?
Imre: Es una observación curiosa. Pero en realidad creo que todas las sociedades tienen sus propios ciclos de aprendizaje, es decir que difícilmente aprenden por lo que le ocurre a las demás. Si las políticas neoliberales uniformizan la desigualdad terminaremos aprendiéndolo o sufriéndolo por experiencia propia.
Es importante conocer experiencias previas como lo ocurrido en España, y ese es precisamente el espíritu del documental: informar, compartir y denunciar de que no estamos tomando el camino correcto.
Ulus: A raíz de las recomendaciones de un informe del Banco Mundial, Estambul ha pasado en los últimos 10 años de ser una ciudad industrial a perseguir con todos los mecanismos políticos el objetivo de convertirse en una metrópolis global. Para hacer atractiva la ciudad a los inversores se han eliminado las “trabas” normativas y controles del patrimonio. Un ejemplo de que no precisamente se aprende de la experiencia de otras ciudades: Las promociones de vivienda en bloques a pie de autopista (como las que se hicieron en Europa en los años 60-70’s) se promocionan allá como “Viviendas Europeas”.

Be-City: Hay un pasaje de la película que nos llamo poderosamente la atención. Acaban de demoler su casa, el buldózer no se ha ido aún y el habitante se acerca y dice: “la volveré a levantar” y se pone manos a la obra para levantarla. Entonces entendimos que vuestro film más que de urbanismo trata de personas.
Imre: (Mirando a Ulus) Que bien que hayáis reparado en esa imagen. En efecto esta persona ha estado presente a lo largo del documental. Representa el poder de voluntad de la gente. Un franja de población desprovista de toda representación y a merced de la manipulación normativa para expulsarlos de sus viviendas.
Ulus: Si es una imagen poderosa. Respecto a lo que menciona Imre se da una situación particular. Las personas que habitan los Gecekondu no podían hacer ni la más mínima intervención o reparación en sus viviendas ya que por normativa eran consideradas patrimonio protegido. Con la manipulación normativa (sobre todo de parte del gobierno central) de la noche a la mañana se vieron en peligro de expulsión de sus viviendas con el argumento de que no reunían las condiciones de seguridad elementales y era necesario remodelar integralmente el entorno. Pocos podían oponerse y quienes lo hacían se encontraron con un laberinto de trabas legales cuando no la presión y expulsión directa de las autoridades, como es el caso de la persona que mencionáis.

Be-City: ¿Cuál ha sido la reacción de la gente ante vuestro film?
Imre: Hemos organizado pases en los barrios afectados por las demoliciones. En este caso la reacción es de sorpresa y apoyo. Sorpresa porque adquieren conciencia de que no es un fenómeno aislado que le afecta solo a ese barrio, sino que es una situación orquestada a muchos pobladores. En el entorno universitario y de organizaciones activistas la reacción es de apoyo al film sin lugar a dudas.

Be-City: ¿Y el ciudadano medio?
Imre: Existe una dinámica de adopción de patrones de consumo globales que les impide ver que el crecimiento de la ciudad no necesariamente implica mejora de vida. Y eso que incluso hay barrios de gente acomodada que también se ven afectados por los planes expansión urbanística.

Be-City: Cual es la actitud de los arquitectos, urbanistas y técnicos en general. Son conscientes de todo lo que implica el crecimiento desmedido o están muy ocupados participando de la fiebre constructora.
Imre: En Turquía los técnicos (arquitectos, ingenieros) por su vinculación universitaria suelen tener un perfil intelectual, lo que les ha llevado a posicionarse socialmente en favor de los ciudadanos. Es más hemos tenido muy buena acogida con el filme y de hecho se ha mostrado en la Cámara de Arquitectos. De hecho en el film las críticas más directas al modelo de crecimiento neoliberal en Estambul, viene de arquitectos y técnicos.
Ulus: Eso no quiere decir que todos están en contra. De hecho dentro de las trabas y laberintos legales a veces se encuentran informes de técnicos favorables al gobierno en los que recomiendan la ejecución de determinadas intervenciones.
Be-City: Existen en Turquía dinámicas de trabajo u oposición ciudadana organizada en red. De manera análoga a la difusión de movimientos como el #15M en España u #OWS en Estados Unidos?
Ulus: Existe un movimiento activista local muy comprometido pero con muchas dificultades. La propia realidad de la ciudad hace muy difícil la coordinación entre los diferentes movimientos, en ocasiones habitantes que se ven desplazados a nuevas residencias por obligación muchos km. y eso desconecta en el espacio y el tiempo la voluntad y el trabajo para oponerse a estas dinámicas. Una iniciativa que tuvo repercusión más allá de las redes locales la organizó el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos. Fue una conferencia a la que asistieron activistas de todas partes del mundo. Pero no nos consta de que haya redes locales conectadas internacionalmente como las que mencionas… tal vez este sea el momento de generar esas conexiones.

………………..
Agradecemos al equipo de L’Alternativa el excelente criterio al comisariar los films presentados en esta muestra y por habernos facilitado la conversación con Imre y Ulus. Las ciudades como los organismos tejen relaciones entre si…y en este caso el festival nos ha permitido realizar conexiones y compartir experiencias con un grupo de creadores que también entienden que el camino de evolución y permanencia de nuestras ciudades no depende del incremento de su Producto Interior Bruto sino que pasa por fortalecer las redes de relaciones empáticas entre sus habitantes. Aplicado a nuestras ciudades tomamos las reflexiones del equipo que ha hecho posible Ecumenopolis:

“Quizás re-descubras la ciudad en la que vives, y esperamos que no solamente te sientes a observar su transformación, sino que la cuestiones. Al final es lo que la democracia espera de nosotros”

Ref:
[1] Istanbul’s Gegekondus. Urban Age. Consulta hecha el 18 de noviembre 2011.

Todas las imagenes han sido tomadas del trailer del film “Ecumenopolis: Ciudad sin Limites”


Related Posts: